Conectar/Hacer-des/Hacer

Home / Conectar/Hacer-des/Hacer

Un espacio sonoro que imagina un mundo donde quepan todas nuestras historias. Activistas de diferentes movimientos sociales (feminismos, transfeminismos, mujeres indígenas, parteras, activistas por la diversidad y disidencia sexo-genérica) narran en cinco emisiones de radio cómo sostienen la vida, la salud, los activismos, el autocuidado, la empatía, la cercanía y el sueño de sociedades más justas para todxs en tiempos de pandemia. Cuidándonos en la distancia, es una apuesta por la escucha interseccional, encarnada, que apunta a la resonancia como posibilidad política, desde los discursos alternos y la micropolítica de las acciones cotidianas.  Sobre el proyecto Frente a este panorama donde nos es difícil estar juntxs desde la presencia física, pensamos un laboratorio de narrativas a distancia que nos permita narrarnos en términos propios para crear intimidad, propiciar escuchas encarnadas y compartir nuestros relatos situados sobre nuestras vidas, resistencias, sueños y esperanzas. Es importante vincularnos desde el futuro, desde su posibilidad, imaginando un mundo donde quepan todas nuestras historias. Objetivos Generar puntos de intimidad y encuentro entre diferentes activismos con una perspectiva interseccional que nos permita pensar una cercanía desde la escucha Crear una memoria colectiva de narrativas en términos propios desde activismos diversos que narran cómo sostenemos la vida en estos tiempos Buscamos propiciar procesos horizontales comunitarios que apuestan por otras temporalidades para reflexionar sobre el cuidado que se sujeten desde otras plataformas, soportes y/o formas de comunicación no hegemónicas. Por ello, nuestra apuesta es recuperar los saberes de las radios comunitarias para pensar los soportes de comunicación desde la interseccionalidad. Metodología Se generaron una serie de archivos de audio narrados al final del día por parte de lxs activistas en donde se exploraron sueños, valores, esperanzas y principios que están puestos en su vida cotidiana y en sus activismos que les permiten sostener la vida. Utilizamos un sistema de llamadas gratuitas para hacer las...

Testimonio Rasha Salah   Resultó más difícil de lo que imaginaba escribir sobre la experiencia que tuve la primera semana de junio de 2019 en Ajusco, Ciudad de México en el Taller Nacional Reinventar narrativas para sociedades más justas; la verdad hay mucho que decir, la tranquilidad del lugar, la comida casera, el té de frutas, el acceso limitado al internet, las actividades y las historias personales me hicieron reflexionar y fueron como un puente que necesitaba para relacionar mi pasado en Siria con el presente mexicano tratando de construir el futuro. Empezando por la presentación y nuestras historias, relacionándola con una foto u objeto, conectando nuestras estrellas brillantes para narrar parte de nuestras vidas, aprendiendo a preguntar, cuestionar nuestros problemas porque todo es una metáfora. ¿Qué contamos?  ¿cómo? ¿por qué y para quién? Son unas de muchas otras preguntas que hacemos y haremos a la hora de narrar y documentar. Muchos ejemplos de organizaciones y diferentes luchas, un documental fuerte sobre la “discapacidad” en Bolivia, el país que hace unos años era ejemplo de humanidad y democracia para mí. Llovió mucho aquella tarde, escucho ahora el sonido del agua tocando el techo, recuerdo mis sentimientos, tanto los ejemplos como el documental, con varios comentarios de los/las compañeros/as, me “sacaron de onda”, me dieron mucha tristeza y dolor, salí del salón con una idea dominante: cada uno tiene su lucha separada, hay que entenderlo todo y trabajar desde esa idea. Empezando la mañana siguiente empezamos con una energía nueva, todo tenía su orden y lógica en mi mente, escribimos el librito de nuestra vida, hicimos en grupos de trabajo mensajes sobre nuestros temas y cerramos con el ejercicio de nuestro cuerpo, que no es fácil de olvidar, donde dijimos mucho sin decir palabras, donde vemos nuestras partes “positivas”, donde nos unió el dolor, lo que...